Tags

, , , ,

Voy a pasar de puntillas sobre temas más banales como la ley Wert -no tiene absolutamente nada que ver con educación y, aquel que la propugne es alguien que considera que la ideología está por encima de la formación crítica y reflexiva-. No tengo mucha idea sobre el tema y mi opinión no es más que el típico batiburrillo de obviedades que escucho de los medios de comunicación y gente muy enfadada en los bares. Al no ser educador, ni estudiante, ni padre… es lo que hay. También diré que los distintos sistemas Dibujoeducativos que se han puesto en práctica en este país me parecen una bazofia en muchos sentidos y ahora, más que nunca, deberíamos derrumbar las bases que soportan todo el sistema -en especial la educación- y replantearnos cuáles son nuestros objetivos y comprender que los caminos que usamos para llegar son obscenos. No tengo ninguna respuesta, pero no creo que haga ningún daño a la sociedad estudiar más a fondo sus problemas reales. Pero todo eso también es un montón de chorradas idealistas que me han metido en la cabeza algunos pensadores fumetas y charlatanes. Además de que este tipo de reflexiones pueden llegar a hacer que nos explote la cabeza si no vamos debidamente borrachos. 

Con la luz adecuado y un sombrero que nos tape la calva, todos somos dioses del sexo. Joder, hasta yo me lo tiraba.

Con la luz adecuado y un sombrero que nos tape la calva, todos somos geishas.

No soy un experto en la materia y, aun sin buscarlo mucho, puedo ver que, por todas partes, van desarrollándose miles de estudios sobre cómo mejorar nuestra sociedad. En educación se han planteado interesantísimas teorías que, en muchos casos, se han puesto en práctica en mayor o menor magnitud, con resultados óptimos. No es una cuestión de coste, sino de calidad de la educación. La aplicación de proyectos educativos como la Filosofía para Niños, han confirmado que una educación más participativa y reflexiva es más útil que una que recompense la memorización pura.

Gracias una vez más, internet.

Gracias una vez más, Internet. Buscar imágenes geishas para acompañar este artículo y encontrar esto. ¿Cómo puede haber gente que diga que Internet no nos hará mejor persona?

Aunque puede que esta reflexión sólo sea una suma de un patético resquemor por mis fracasos académicos y la necesidad de culpar a cualquier otro de mis propios errores.

Por mi afán de descubrir y acumular conocimiento mierder, me tragué esta aburridísima entrevista entera. El tema me hizo reflexionar en qué tipo de responsabilidad tendría el propio ministro Wert sobre la imagen que tenemos formada sobre él. Es decir, ¿no serán los medios de comunicación, expertos en marear la perdiz, los culpables de generar esa actitud chulesca y gilipollas que tanto percibimos? Pude ver claramente cómo la presentadora insiste una y otra vez en que el hombre meta en el ajo a Zapatero, pero él prefiere utilizar la técnica del caballero y explica la situación la anulación de la aplicación retroactiva de la doctrina Parot. Aquí el corte:

file-172169-1-1-300xXx80Ella insistía, y presionaba, pero él intentaba mantenerse alejado de la polémica demagoga e intentar entrar en el debate real, que la transición fue una chapuza de mil pares de cojones. Con las prisas, pasaron de redactar un nuevo código penal. Cogieron el que ya existía y eliminaron lo que más cantaba, como la pena de muerte o los presos políticos. Añadieron descuentos penitenciarios para que aquellos condenados a cientos de años -principalmente manifestantes y agitadores sociales con alguna condena difícil de amnistiar- pudieran salir lo antes posible de las abarrotadas cárceles.

Aunque también puede tratarse de algún tipo de acuerdo con una cadena de televisión servil y rastrera. Algo así como “Vamos a intentar lavar mi imagen. Vosotros mentad a Zapatero y yo me haré el conciliador”. Pero esto no cuadra mucho con los motivos por los que, según él, tuvo que pensarse hace unos años en parches como la Doctrina Parot.

Susanna Griso, casi un año antes, dijo que “Wert es un provocador nato que está encantado de actuar de pirómano”, acabó demostrando que ella es la única pirómana en la entrevista. Wert supo controlarse, así que no quedó más remedio que falsear la impresión que daría Wert en aquella entrevista, descontextualizando  su mensaje.

Para que quede claro:

Si no puedes fardar siendo ministro, sólo te queda hacerte estrella del rock.

Si no puedes fardar siendo ministro, sólo te queda hacerte estrella del rock.

Estoy en contra de aquello que representa Wert, su gente no debería existir en una sociedad equilibrada y democrática. Aquellos que dedican su vida a vagabundear entre la empresa privada y la pública, disfrutando de inmunidad política y beneficiando con dinero de todos nosotros a sus amigotes, delincuentes y fachas de rancio abolengo, sólo contribuyen a poner trabas al desarrollo social. No creo que haya nada destacable en un ser humano así, excepto su capacidad para respetar sus propios argumentos, esquivando la paja. para centrarse en toda la profundidad de su mensaje con análisis exhaustivo sobre el tema. Un mensaje de mierda, sí, pero transmitido con más inteligencia de la que le atribuyen los medios. Es un pésimo ministro de educación, pero no por ello tiene que hablar como un Miguel Ángel Rodríguez cualquiera.

Siempre habrá unos pocos que necesiten profundizar en los temas, pero la mayoría -yo incluído- prefiere sentarse en su gordo culo y escuchar cómo los medios tradicionales fortalecen nuestra cómoda ideología a base de demagogia, morbo y publicidad cada vez menos encubierta. Y tetas, por favor, que haya tetas.

Advertisements